Masajes

Mis masajes los vas a sentir... Sentir el tacto, sentir la intensidad, sentir los resultados, sentir que estás recibiendo EL MASAJE.

Debajo del tamaño de una moneda, hay más de tres millones de células y 50 terminaciones nerviosas; no es de extrañar que a través de nuestra piel nos llegan muchos estímulos.

Inconscientemente utilizamos nuestra mano, cuando nos duele algo, friccionamos la zona. Si alguien está muy estresado,  la mano colocada sobre su hombro tiene efecto calmante, realizando masaje

El masaje realiza una conexión y  puede trasmitir confianza. El tacto de la piel no sólo conecta gente, sino también el exterior con el interior. Los nervios, vasos sanguíneos, tejidos y músculos están conectados a los órganos, por lo tanto, el masaje tienen un efecto completo para el organismo.

Los flujos de energía entre las personas también pueden desempeñar un papel importante, no sólo como los flujos de energía en el cuerpo individual, sino también entre dos personas. A  través del efecto físico y mental del masaje, de nuevo recargamos nuestras energías, previniendo así la creación de enfermedades. El masajista da una energía positiva y libera de la negativa.

                                                                          Quién está tocado por los demás, no está solo.

 Masajes Suecos (mis masajes)

El masaje sueco es el masaje más popular en el mundo occidental, también muy popular en las culturas antiguas, se remonta hasta la antigua cultura greco-romana.   Era el proceso de la curación y la rehabilitación. 

Sin embargo el desarrollo de la tecnología moderna nace en 1830 en Suecia de la mano de un especialista en anatomía y fisiología humanas de origen sueco, HENRIK LING  y un médico holandés, JOHANN MEZGER. Ling, definió la técnica de masaje sueco como la terapia física (fisioterapia), cuyo objetivo era complementar el tratamiento médico  tradicional. Él hacía aplicar este tipo de masaje a los deportistas de alto nivel, al menos 2 veces por semana, para mejorar su rendimiento y condiciones corporales. Finalmente Johann Mezger le dio el nombre de “masaje sueco” y la popularizó como una terapia de masaje.

El masaje sueco es uno de los masajes más efectivos, es la base del masaje terapéutico y  del masaje deportivo que han adoptado sus técnicas.

De hecho, el masaje sueco, contiene los métodos de la fisioterapia y del masaje terapéutico. A diferencia de  las técnicas de masajes energéticos  orientales, el masaje sueco se basa en el conocimiento anatómico. Hoy en día, el masaje sueco se ha convertido en un procedimiento terapéutico ampliamente popular en toda Europa. Sin embargo, en España apenas conocido.  Es el masaje imprescindible de los gabinetes de masajes y de los balnearios, siendo la  base del masaje terapéutico y deportivo.

Originalmente, algunos ejercicios también formaban parte del masaje sueco, estos durante los años se han ido perdiendo y sólo se utiliza  5 técnicas básicas. Con su efecto curativo, debe ser mencionado su importancia en la rehabilitación, ya que con el masaje sueco somos capaces de acortar la convalecencia después de una lesión y prevenimos la atrofia de los músculos no utilizados. Debido al  estrés  muchas personas sufren de trastornos del sueño, estado de agotamiento, malestar general.  Está garantizado que estos malestares se reducirán, gracias al masaje que promueve la relajación, alivia el insomnio, ayudando a la salud general del cuerpo.

Durante el inicio de los diferentes tipos de masaje sueco, realizamos el contacto y valoramos el estado de la zona, para poder activar, refrescar el cuerpo o más bien, relajarlo completamente,  nuestros pensamientos, nuestras almas son agradablemente sintonizadas.

Muchas  personas sufren cada semana o cada día de dolor de cadera, cintura, espalda, cuello y cabeza. La mayoría de la gente suele no prestar importancia a la contracción inicial, la rigidez se tiene en cuenta, hasta que empieza a doler insoportablemente.  El masaje  se aplica para restaurar las consecuencias existentes de nuestra dejadez y una prevención eficaz de los dolores.

 Método de trabajo

 A lo largo de mi experiencia profesional he acabado de convencerme de que no basta únicamente con hacer un “cursillo de masaje” de unos días, ni conocer la anatomía humana, o tener fuerza física en los brazos y manos,

                                                                                HAY QUE NACER PARA  SER MASAJISTA.

Soy un experto profesional y mi experiencia y las referencias de mi clientela lo demuestran.

Esto es debido al método que utilizo, ya que, el tipo de masaje que estudié y vengo aplicando es uno de los más efectivos del mundo. Está basado en la utilización de un gran conocimiento anatómico y la fuerza física adecuada y necesaria en las manos como bases para la obtención de resultados.

 

En mi centro de balneo terapias los masajes más solicitados:

Masajes relajantes suecos: Estamos acostumbrados a un tipo de masaje suave y sensitivo que nos hace pensar que nuestro cuerpo y mente están relajados. ¡ES UNA EQUIVOCACIÓN! porque sólo la mente está relajada.      Si alguien quiere relajar su cerebro, sin el relax corporal, es mejor utilizar otros métodos efectivos (yoga, meditación, control mental, etc.) Pero si lo que REALMENTE queremos es  RELAJAR, DESCONECTAR todo el CUERPO, lo que se necesita es un VERDADERO MASAJE RELAJANTE SUECO.  QUÉ SIGNIFICA ÉSTO? Tener los conocimientos suficientes para RELAJAR LA MUSCULATURA hasta el punto idóneo (con movimientos firmes,  no tan profundos, efectivos y SIN PROVOCAR DOLOR). La relajación corporal provoca, entonces, EL RELAX DEL CEREBRO SIN CONDICIONES. La persona llega hasta el punto de alcanzar el sueño. ESTO SI QUE ES UN ARTE! Los masajes relajantes suecos son muy agradables, completamente indoloros!

Masajes terapéuticos suecos: Posee diferentes fines terapéuticos que requieren del grado exacto de nivel de fuerza física necesario. No es un secreto qué las contracturas (pequeños nudos muy dolorosos del músculo) se destruyen y eliminan únicamente a base de fuerza física. Es un masaje agradable, solo notaras molestias al tocar las contracturas y músculos tensos.

Recomendación: prevenir la creación de las contracturas con masajes suecos, estiramientos, baños medicinales, terapias de barro...

 

Masajes deportivos suecos: si eres una persona que practica mucho deporte o tu cuerpo sufre una gran carga física, puedo garantizarte la solución a tu problema, con el masaje  probablemente más efectivo. Este masaje también es agradable, aunque notarás molestias en los músculos cargados.

 

Masajes húngaros: Es un masaje especialmente recomendado para deportistas que necesitan tener la máxima preparación muscular para el máximo rendimiento posible. Su efectividad es indudable, aunque es un tratamiento fuerte.

Durante este tipo de masajes notarás ciertas molestias hasta que la musculatura llega tener un estado perfecto de tonificación. En las siguientes 24 horas pueden presentarse agujetas o agujetas fuertes (no te preocupes, es curativo). Incluso en casos de pieles sensibles, puede ocurrir pequeñas roturas de las microfibras, hematomas (1 de cada 250 masajes). En este caso, las técnicas suaves, no tienen ni el más mínimo resultado. ¡NO SE DEJE ENGAÑAR!

 

Con estos 4 tipos de masaje se consigue una mejoría significativa, también en la circulación y en la tonificación muscular.

                                                   

                                                     Horario: de Lunes a Domingo, de 10.00 a 22.00h

                                                          Atiendo solo con cita previa: 670 733 121

                                                   También servicios a domicilio, hoteles y empresas.